La cita

A la hora de establecer una cita, suele llevarse a cabo después de haber interactuado con la otra persona durante algún tiempo, por lo que a partir de ahora se pretende desarrollar relaciones más íntimas con la otra persona:

1. Mostrar afecto mediante contacto físico, sonrisas, durante la conversación.

2. Realizar comentarios afectivos explícitos durante la conversación.

3. Hacer comentarios personales acerca de cómo te sientes.

4. Expresar de forma clara el deseo que tienes de quedar en más ocasiones, insistiendo, aunque siempre de una manera prudente.

5. Averiguar si ese sentimiento de volver a quedar es mutuo por la otra persona.

6. Si es afirmativo el paso anterior, planificar un próximo encuentro, dar opinión sobre la posible actividad y seguidamente proponer día, hora y lugar de encuentro.